Al pairo de la pintura de Carmen Bustamante

Todos los colores del azul sueñan veleros,

Gavias imposibles, antiguos celacantos.

Hay faros entrometidos entre sus rumbos

Y un viento fuerza nueve en sus galernas.

He ahí el agua que humanamente somos,

La orilla que juega como un niño por la playa,

Los abismos donde late la memoria del orbe,

Sargazos como palabras que la corriente escribe.

Hay claros de luna, pecios, huellas de bañistas,

Sobre ese mar de leva manchado de naufragios:

Sus gritos en el gramófono de las caracolas,

El rayo verde como aviso de amor cuando el ocaso.

El océano como un óleo sobre un lienzo de dunas,

Con colores de coral, marejadas y volcanes antiguos,

Con breves ráfagas de glauconita o de cuarzo

Que la cresta del viento arrastra al rompeolas.

Toca su corazón salino trenzado de aguavivas,

Escucha como gimen delfines y ballenas,

Mánchate de sol, amura su galeón de espuma,

Contempla el rostro del único dios que acepto.

Juan José Téllez



error: ¡Este contenido está protegido por copyright!